Los canales energéticos de la terapia alternativa

El cuerpo tiene doce canales energéticos principales y ocho vasos por los que circula el Qi, que es el flujo de energía que poseen todos los seres vivos, según la tradición China. Mediante estos doce canales se distribuye la energía desde las extremidades hasta los órganos internos. De esta manera, los órganos o sistemas mantienen en equilibrio la salud. Asimismo, los vasos sanguíneos que conocemos se tratan, para la cultura china, de una especie de depósitos que almacenan las sustancias orgánicas.

¿Cómo actúa el Qi en el organismo?

Y es que según esta filosofía, cuando estos depósitos están llenos aparece la enfermedad. Estos sistemas energéticos y de depósito tienen un ciclo muy bien definido, el cual tiene, a su vez, relación con la hora del día, los alimentos, el estado de ánimo y hasta con la meteorología. La fuerza o Qi que pasa a través de los canales es muy diferente en cada hora, pero se conoce perfectamente y se sabe qué canal tiene más fuerza en ese momento del día y cuándo.

Afortunadamente, el cuerpo humano tiene sus propios sistemas de autorregulación y los ocho depósitos tienen como finalidad realizar de manera instantánea todas las correcciones para que se restablezca de nuevo el equilibrio energético. Cada vez que tenemos una enfermedad existen una serie de alteraciones unidas que no son más que manifestaciones de los esfuerzos que hace el organismo para entrar en equilibrio.

De la misma manera que hoy día se considera que si se suprimiera el sudor o la fiebre bruscamente podría generar más daños que beneficios, otras alteraciones, como poca emisión de orina, hambre excesiva, taquicardias o frialdad en las extremidades, estarían considerados como síntomas de la adaptación que hace el cuerpo para no caer enfermo y nunca como síntomas a tratar. Un terapeuta experto en Qigong no debe menospreciar la influencia del entorno y concentrarse solamente en el cuerpo enfermo, ya que así la curación nunca podría ser total.

El flujo Qi en el cuerpo humano

Medicina alternativa: ¿Verdad o mito?

Aunque para un estudioso de la medicina química la teoría de los canales energéticos no tenga consistencia, lo cierto es que incluso entre los médicos chinos existía la misma interrogante que exigía nuevos experimentos. Mediante la utilización de imanes y electricidad se pudo comprobar que efectivamente esos canales se modificaban, de la misma manera que empleando agujas e introduciendo a través de ellas la corriente eléctrica.

También se comprobó que los huesos eran piezoeléctricos, esto es, que cuando se les aplica una presión esta energía mecánica se transforma en energía eléctrica. Según estas demostraciones, tanto los alimentos como el aire inhalado son combustibles que mediante adecuadas reacciones químicas generan electricidad, la cual en su recorrido interno produce la energía que necesitan las células para sobrevivir.

La enfermedad se produciría por anomalías en esa corriente eléctrica y la muerte por el cese total. Del mismo modo la restauración de la enfermedad debería venir por el mismo camino, el restablecimiento adecuado de la corriente eléctrica. Algunos investigadores occidentales están también de acuerdo con esta teoría y sus experimentos les han llevado a la conclusión de que una corriente eléctrica adecuada mejora la cicatrización de las heridas y que el magnetismo de baja frecuencia e intensidad es capaz de calmar los dolores. 

Pero la capacidad de algunas personas de almacenar una gran cantidad de energía nos lleva a la combustión espontánea de algunas personas, posiblemente saturadas de energía eléctricaTampoco se sabe nada sobre cómo afectan los campos magnéticos a las personas (hay controversias sobre los cables de alta tensión), ni cómo afectan los campos magnéticos que existen en el Sol y otros planetas.

Como has podido ver, las terapias alternativas no son respaldadas en su totalidad por la comunidad científica. No obstante, este tipo de medicina ha demostrado tener unos efectos beneficiosos en una gran cantidad de casos. Si quieres saber más sobre este tipo de terapia energética puedes echar un vistazo a este artículo. Además, puedes informarte aquí sobre su historia. ¡Descúbrelo todo!

Puedes dejar tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *