osteopatía energéticaYa hemos visto con anterioridad los tipos de osteopatía que hay y en qué se basan sus principios.
Pues bien, la osteopatía también se puede analizar y estudiar desde el punto de vista de las energías.

Es lo que comúnmente se conoce como osteopatía energética y se podría englobar dentro de la osteopatía emocional, aunque es mucho más que eso.

La osteopatía energética es un método seguro y muy delicado que combina una precisión impecable con el tratamiento de lesiones de todo tipo, desde un punto de vista y un enfoque algo distinto a la osteopatía integral clásica.

¿Por qué es eficaz la osteopatía energética?

Hemos de comprender que todo tipo de trastornos, alteraciones o dolores son el resultado, en gran parte de ocasiones, de una acumulación de energía cinética dentro de una articulación o sistema de articulaciones. De ahí que la osteopatía energética es muy duradera y eficaz con las lesiones de tipo traumático.

Existe una amplia gama de campos en los que la osteopatía energética puede actuar. No se limita a golpes, caídas, movimientos bruscos o accidentes de coche, sino que trata todo tipo de problemas relacionados con traumatismos en el parto y los problemas que se derivan de los mismos, tales como dislexias, problemas caracterológicos de la infancia, infecciones recurrentes en el oído, problemas de audición o de visión, alteración del equilibrio, etc.

Observaciones y tratamiento osteopático energético

La observación permite señalar que cada vez que un trastorno metabólico se manifiesta en forma de dolor, lo hace a través de un meridiano, siendo siempre este el miembro u órgano más débil. Es decir, en el que ya existen problemas traumáticos.

dolor energéticoEl tratamiento osteopático dará pocos resultados si la clave esencial del dolor procede, precisamente, de dolores metabólicos. Es muy importante diferenciar y evaluar el tratamiento para poder empezar con el más adecuado en función al problema y al cuerpo.

En definitiva, la osteopatía energética es una terapia muy delicada en la que el osteópata coloca suavemente las manos sobre el paciente y suma una evaluación a la tradicional evaluación de postura.

Esta nueva evaluación global de todo nuestro ser se centra en emplear los ritmos de vida internos como herramientas de diagnóstico.

Esto permite al osteópata una evaluación de la salud interna del cuerpo así como de los órganos y tejidos del mismo, y al mismo tiempo un entendimiento sobre como otros niveles del ser (emocional, mental y espiritual) influencian en la salud y el bienestar de la persona.

Además, quizá te interese…