A priori es posible que esta combinación nos resulte un tanto extraña, sobretodo porque el tema de la osteopatía en España no está del todo regulado –ahora mismo está en un estado alegal.

Y si además le añadimos la especialidad en ginecología y obstetricia, se le suman muchas cuestiones y preguntas.

Hoy te las vamos a resolver todas y vamos a analizar qué es la osteopatía ginecológica y para qué sirve.

¿Qué es la osteopatía ginecológica?

obstetricia ginecológicaDentro de la osteopatía existen distintas especialidades, como por ejemplo la osteopatía pediátrica, que se encarga de todos los temas relacionados con bebés y niños, o la osteopatía craneosacral, que trabaja desde los huesos del cráneo hasta el cóccix, la osteopatía visceral o la que protagoniza este artículo: la osteopatía ginecológica.

En este tipo de osteopatía, el osteópata ginecológico está especializado en el tracto reproductivo femenino y los niños durante el embarazo, el parto y el periodo postnatal (lo que viene siendo la obstetricia) y también en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del sistema reproductor femenino (la parte de la ginecología).

¿Qué beneficios tiene la osteopatía ginecológica?

La osteopatía es un enfoque seguro y cuidadoso con el embarazo y el cuidado postnatal. Un osteópata puede prevenir o controlar una amplia serie de condiciones antes y después del parto. Los tratamientos osteopáticos tienen como objetivo ayudar al proceso del embarazo y el parto, ayudando al cuerpo de la mujer y al propio feto a adaptarse, apoyarse y alinearse a medida que el embarazo progresa, maximizando así la capacidad del cuerpo.dolor osteopático

Los osteópatas pueden asesorar y tratar muchos de los problemas asociados con el embarazo y el periodo postnatal, como por ejemplo:

✅ Dolor de espalda y ciática

✅ Dolor en piernas y/o pies

✅ Entumecimiento y hormigueo de la mano

✅ Dolor en cuello, hombros o media espalda

✅ Dificultades respiratorias

✅ Incontinencia

✅ Falta de sueño

¿La osteopatía ginecológica solo es para embarazadas?

Ni mucho menos. Como ya hemos comentado, no solo ayuda en la parte de la obstetricia, sino también en la de ginecología, ya que son muchas las condiciones que pueden aparecer en una mujer a lo largo de su vida, más allá del embarazo.

ginecología osteopatícaUna de las afectaciones más comunes es la dismenorrea o dolor menstrual, que afecta a gran cantidad de mujeres y que en ocasiones es tan grave que les impide realizar su día a día. La dismenorrea puede también provocar vómitos, dolor de cabeza, fatiga, diarrea, estreñimiento, desmayos y fatiga.

Ligado a la dismenorrea también tenemos otro problema a tratar por la osteopatía ginecológica: congestión de pelvis.

Un osteópata ginecológico actuará con el objetivo de incrementar el drenaje linfático y venoso de la pelvis y equilibrar el sistema nervioso. Los nervios ligados al útero vienen de distintos sectores de la espina dorsal, que controlan contracciones urinarias, constricción y dilatación de vasos arteriales, relajación uterina y mucho más. Asegurar una función óptima de estos segmentos espinales puede ayudar en el equilibrio y mejorar la conexión del sistema nervioso con los órganos pélvicos.

¿Qué más podemos aprender?