El dolor es intenso, se extiende por toda la cara interna del muslo, le hormiguea en el abdomen y desciende hacia la ingle comprometiendo de manera intermitente los testículos.

Cuando comenzó el entrenamiento (o cualquier ejercicio llevado a cabo de manera repetitiva día tras día) se trataba de una simple molestia, pero a medida que ha ido avanzando la intensidad y la frecuencia de los movimientos, durante la práctica, es casi imposible seguir soportándolo.

Se trata de una osteopatía de pubis.

La escena anteriormente descrita se produce con mucha frecuencia en los campos de futbol, pero no nos engañemos, no se trata de una molestia o lesión exclusiva de este deporte, se produce en corredores, futbolistas, ciclistas, tenistas entre otros.

¿Qué es la Osteopatía de Pubis?

Es una lesión frecuente en deportistas, pero no exclusiva de estos, que implica una inflación de los músculos que se insertan en la zona del pubis, especialmente los músculos abdominales y los aductores localizados en la parte interna de la pierna.

osteopatía de pubis

¿Qué causas tiene?

Las causas varían mucho; pasando por:

🚩 Uso de calzado inadecuado a la hora de ejercitarnos

🚩 Problemas con los músculos aductores y abdominales

🚩 Accidentes durante el ejercicio.

Se trata de un tipo de lesión que sufren con mayor incidencia los hombres que las mujeres.

Síntomas

El síntoma principal es la molestia descrita anteriormente que se manifiesta al realizar movimientos y que irá incrementando a medida que la actividad física aumente.

Para aliviar los síntomas de este tipo de lesión pueden combinarse una serie de ejercicios con otros tipos de terapias que harían parte del tratamiento natural.

Terapias de acompañamiento

osteopatía pubis ejercicios

Como decimos, los ejercicios se suelen combinar con una serie de tratamientos naturales a modo de acompañamiento. La combinación de ambas acciones suele dar excelentes resultados.

Puede trabajarse la zona con crioterapia (aplicación de frio en la zona para disminuir la molestia y la inflamación), electroterapia (aplicación de pequeñas descargas eléctricas como estimulantes de los músculos implicados) y masoterapia (masajes suministrados por una persona calificada para ello).

Ejercicios

Los ejercicios deben trabajar los glúteos para fortalecer la zona puesto que soporta mucha tensión durante los entrenamientos, también se deben realizar ejercicios orientados a aliviar la tendinitis que se produce en los aductores por el trabajo excesivo al que son sometidos y ejercicios de estiramiento que impliquen mejorar el apoyo de la zona lumbar para brindarle mayor flexibilidad.

La idea es combinar las terapias mencionadas con los ejercicios lo que suministrará alivio en los síntomas y una mejor calidad de vida al paciente. Muchas veces si no se hace nada,el problema puede convertirse en una lesión que incapacita no sólo a la hora de realizar ejercicios sino en las actividades cotidianas.

Cuándo pasar a realizarse un tratamiento quirúrgico

Cuando se ha trabajado durante tres meses o más con los ejercicios y las terapias naturales indicadas y no se ha producido una notable mejoría en los síntomas podría pensarse en el tratamiento quirúrgico; que aunque cada día se realiza con menos frecuencia es igualmente válido para mejorar la calidad de vida.

pubisSe trata de realizar una tenotomía de los músculos aductores y una regularización del pubis, por demás está decir que se trata de un procedimiento invasivo y que también requerirá luego de la aplicación de las técnicas y ejercicios enunciados anteriormente para lograr la recuperación plena del paciente.

La mejor recomendación es entonces tomar las medidas preventivas para evitar este tipo de lesión y si se presenta, saber que el reposo sólo aumentará los síntomas, por lo que es imprescindible realizar las actividades sugeridas para conseguir alivio.

 

Además, quizás te interese ampliar información pasándote por las siguientes secciones: