El método osteopático japonés: Shiatsu

Aunque originariamente el Shiatsu fue la versión japonesa de la acupresión china, y de ahí su nombre que quiere decir “presión digital”, con el tiempo ha desarrollado sus propias teorías y técnicas de manipulación. Tan arraigada está en la población nipona que al menos en el Japón ha desplazado a cualquier otra técnica de manipulación o masaje.

¿Cómo surge el Shiatsu?

Sus orígenes científicos apenas tienen sesenta años y fueron codificados y estructurados por Tokujiro Namikoshi a partir de enseñanzas milenarias, tanto chinas como japonesas, y mezclando también técnicas de masaje y digitopuntura que se empleaban en el yudo, el kempo y el do-in.

Su idea no es nueva y ya se empleaba en numerosos sistemas de manipulaciones; está basada en liberar la energía bloqueada mediante una adecuada presión con los dedos (aunque también se emplean los codos y las rodillas), en puntos muy concretos y definidos.

El lugar de acción no son propiamente los músculos o los tendones, sino unos puntos denominados tsubos, en los cuales se encuentra la llave para el equilibrio energético o Ki (Qi, en chino). Por tanto, en nuestro organismo existen unos canales, meridianos, por los cuales circula la energía y que ésta puede quedar estancada por exceso, bloqueada o ser insuficiente. Por este motivo y conociendo perfectamente el recorrido de los meridianos y su conexión con cada parte orgánica, podemos realizar curaciones a distancia, sin necesidad de tocar la parte afectada.

Las diferencias con la medicina occidental son absolutas, no lo son con otros tipos de terapias manipulativas, lo que nos viene a demostrar que no existe un solo modo de restablecer la saludEntre las muchas ventajas del Shiatsu está su inocuidad, el que se pueda aprender en pocos meses, pueda ser efectuado por personas no médicas, incluso por el mismo paciente (la autocuración es factible y en muchas ocasiones deseable), y no existe peligro de saturación o abuso.

Cómo localizar nuestro Qi

En post anteriores os hemos hablado sobre la energía del Qi, ahora te mostramos dónde puedes localizarla en tu cuerpo. De todas maneras, si quieres saber más en profundidad de qué se trata este Qi, puedes echar un vistazo a este artículo y a este otro.

Ahora, entrando en materia, debes saber que en el cuerpo humano hay tres puntos que generan distintas formas de Ki o también conocido como Qi:

Shiki

Se desarrolla desde un punto situado entre los ojos, el cual se denomina campo vital alto. Éste desarrolla las capacidades mentales.

Jeungki

Se encuentra en el punto del centro del cuerpo, situado entre los pectorales, considerado el punto vital medio. Se encarga de desarrollar la fuerza física.

Yukki

Se desarrolla desde una área situada unos siete centímetros debajo del ombligo. Esta área posee tres puntos diferentes: el KIHAE, que significa”Océano”; el KWONWON, que significa “el mejor”, y el SUKMOON, que significa “puerta de piedra”. Se trata de la energía pura.

Diferentes formas de desarrollar el Qi

Para llevar a cabo el desarrollo del Qi en nuestro cuerpo, es necesario conocer las dos maneras básicas que se conocen para hacerlo: la activa y la pasiva.

La activa incluye los movimientos físicos gimnásticos, la respiración controlada, la toma de plantas medicinales y los suplementos de minerales y agua de manantial. La pasiva incluye los masajes efectuados por otra persona y la meditación. Por supuesto, se pueden realizar una mezcla de algunas de estas formas o la unión de todas, con lo cual llegaríamos a un estado de salud óptimo.

Técnicas en osteopatía japonesa

El ser humano cuenta con nueve estados emocionales, por lo que normalmente le es imposible utilizar todo su potencial de energía. Esto es debido a que el cuerpo puede crear un desequilibro que le conduzca a la enfermedad mental o física. Los estados de los que hablamos son:

  • HE: placer.
  • BE: tristeza.
  • AE: amor.
  • RAK: felicidad.
  • NO: miedo.
  • DO: ansiedad.
  • SA: reflexión.
  • KYUNG: temor.
  • GONG: espanto.

Mediante los ejercicios pasivos y activos, junto con las técnicas de respiración, se puede llegar a controlar y combatir los efectos negativos de estos nueve estados emocionales.

Si te interesa saber más sobre la medicina alternativa, no dudes en darte un paseo por nuestro blog. Encontrarás una gran variedad de artículos interesantes al respecto. ¡Anímate a sentir tu Qi!

Puedes dejar tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *